Hola a todos espero y les guste este otro cuento que escribi hace ya 3 años, espero sus comentarios.

Duende

Estando en la playa la tarde de ayer en que contemplaba las olas del mar elevarse y mojar mis pies, encontré a un duende como de unos ochenta centímetros de altura, me quede azorado al ver aquella criatura diminuta acercarse hacia mí, me preguntaba ¿A caso es producto de mi imaginación?, ¿A caso es solo un sueño?, no era un sueño y mucho menos mi imaginación, estaba ahí.

De pronto se detuvo como a medio metro de mí, tembloroso por no saber realmente que era y de donde venia me acerque para observarlo más de cerca, porque los rayos del sol me impedían verlo con detenimiento.

Al estar frente a él me temblaban las piernas, di un gran suspiro y dije:

-¡Hola!

-¿Quién eres?

–  ¿A caso eres tu un extraterrestre que viene de algún planeta millones de años luz?

-No soy un extraterrestre pero si vengo del espacio exterior, he venido aquí para ayudarte.

-¡Ayudarme!

-Si, se que veniste a refugiarte aquí porque la brisa del mar y el mar mismo y su tranquilidad nos ayudan a relajarnos y a sentirnos un poco mejor, cuéntame ¿Qué es lo que te sucede?

-Si dices ser un duende venido del espacio exterior debes de saber lo que me sucede.

-Si lo sé, pero me gustaría que tú me lo contaras

-Pues bien, la otra noche estando en mi habitación con la luz apagada, vi unas sombras y un fantasma que se movían a mí alrededor, yo sentí mucho miedo y como de rayo encendí la luz, de pronto el fantasma y las luces se esfumaron y pude respirar con tranquilidad, así la deje prendida  hasta quedarme dormido por completo. A la mañana siguiente les conté a mis papas lo sucedido y no me hicieron el menor caso, estaban tan ocupados en sus labores que ni siquiera escucharon lo que les decía, es por eso en que cada tarde cuando en la noche anterior aparece el fantasma y las sombras vengo a refugiarme aquí, a tomar valor para en la noche enfrentarme de nuevo con ellos.

-¡Sabes! Creo que todo esto es producto de tu imaginación, del miedo que tienes a la oscuridad, eso es normal, todos los chicos de tu edad pasan por lo mismo, creen ver cosas que en verdad no existen, que solo están en su imaginación, veras que con el tiempo esos miedos que tienes a quedarte a oscuras se te parara y te sentirás mejor.

Todas las tardes él siguió yendo a la playa hasta que los fantasmas y las sombras desaparecieron por completo, ahí platicaba con el duende por largo rato.

Una tarde en que fue a darle las gracias al duende por toda su ayuda el ya no estaba, se había ido, como las sombras todo era producto de su imaginación.

Excelente semana. Besos                        peque

Anuncios