La comezón es el motivo por el cual hasta el 53% de la población acude a consulta dermatológica, tomando en consideración que este síntoma es el dato clave de las diez dermatosis  más frecuentes.

Sentimos comezón en la piel por la liberación de sustancias como histamina, calicreína, bradiquinina y serotonina, que a su vez favorecen la liberación de enzimas llamadas proteasas a nivel de las capas más superficiales de la piel.

Conocida como purito, es la sensación que va desde un ligero hormigueo o picazón, hasta ardor o sensación de quemadura que obliga al rascado. Asimismo, es considerada un “dolor atenuado” debido a que sigue las mismas vías de conducción que las fibras nerviosas para el dolor.

1. Enfermedad en la piel, como la escabiosis o sarna, pediculosis (piojos), hongos, urticaria, prurigos, dermatitis atópica, fotodermatosis, psicodermatosis (nerviosismo).
2. Enfermedad sistémica, como embarazo, hepatitis, cirrosis, enfermedad renal, diabetes o tumores como leucemia y linfomas.
3. Causa desconocida, debido a que a veces no se puede determinar el origen

Es muy importante determinar el origen de esta sensación, por lo que se debe acudir a un dermatólogo, ya que puede ser originado por una piel seca, o hasta por anemia o por un linfoma.

Cuando se presente ese tipo de comezón en la piel, se debe evitar el uso excesivo de jabón, detergentes y el sol. Lo recomendable es lubricar en forma abundante y frecuente, mientras se acude al médico especialista.

Es importante considerar que en los casos de prurito crónico, se puede generar desequilibrio en la vida personal del que lo padece, altera el sueño, la atenc a nivel escolar y laboral, impide las actividades recreativas y puede desencadenar trastornos psicopatológicos en la familia sino se controla a tiempo

Desafortunadamente existen muchos mitos respecto a este síntoma, tales como: ‘que toda comezón es causada por una infección’, ‘porque algo le “pica” o ‘por alergia’; y no siempre ocurre así.

Y aunque no existe comezón grave, puede ser severa e incontrolable si se realizan métodos domésticos como lavarse y tallarse la piel con zacates o estropajos, emplear instrumentos como “manitas” y cepillos para poder mitigarla, aplicar múltiples remedios caseros y de herbolaria, así como tratamientos para la sarna y cremas con cortisona; y por último, tomar infusiones o tés de hierbas.

Excelente Domingo peque

Anuncios