Estoy leyendo un libro llamado Dios nunca parpadea de la autora Regina Brett, en donde nos dan 50 lecciones para esas pequeñas vueltas que da la vida, muy recomendable por cierto.  La lección 14 de este libro trata de no comparar tu vida con la de otras personas porque no sabemos en que consiste su propio viaje.

Libro Dios nunca parpadea

     Jamás había comparado mi vida con la de alguien más hasta que me di cuenta y me tope de frente con la frase que podía hacer porpia: LA SUERTE DELA FEA LA BONITA LA DESEA, la cual yo y muchas cambiábamos a LA SUERTE DE LA FEA A LAS BONITAS NOS VALE MA…DRE JEJE!! , cuando me di cuenta que si me llego a importar en el momento en que la vida amorosa de una persona avanzaba y la mía empezaba a quedarse estancada, que tenia ella que a mí me faltaba?, ni era inseguridad y mucho menos falta de autoestima, me preguntaba que podría ser, tal vez un poco de pericia, quizá un tanto santurrona, o el que tal vez no sea tan aventada con los chavos por el temor al que dirán, que porque si eres lanzada que porque no lo eres o porque eres muy seria o muy escandalosa, total que ya ni sabe uno qué onda con ellos, tenía una conocida bastante feíta y se vino poniendo de novia con un cuero de hombre que casi me da el infarto cuando me entero de la noticia, que creo fue ahí cuando hice mas mía la frase que les acabo de mencionar anteriormente, porque me vine enterando con el paso de los años que se caso con el., al principio me sentí frustrada y empecé a hacer comparaciones  entre que tenia ella que no tenía yo y la verdad que no encontré ninguna.

     Cada uno de los seres humanos somos distintos y valemos por lo que somos no por lo que tenemos, no importa si eres guapo o feo, alto o chaparro, gordo o flaco,  entendí que las dos valemos mucho como personas y que la única diferencia era que a ella le había llegado primero el momento de casarse y formar una familia, que quizá mi momento no era el mismo y que la vida tiene reservado algo especial para mí. Desde entonces deje de comparar mi vida en ese sentido con la de alguien más y aprendí que la vida es bella y que se puede ser feliz con o sin pareja, pero siempre he dicho que es todavía más bella si tienes a alguien a tu lado, alguien con quien  compartir los mejores y peores momento de tu vida, las ilusiones y desilusiones el amar y ser amada por alguien tan maravilloso que llene tu vida de momentos de alegría y honestidad.

      Las comparaciones en ningún aspecto de nuestra vida son buenas, así que les pido de favor no hacerlas, quiéranse mucho y traten siempre de poner una sonrisa  en sus labios, aunque la vida se nos caiga en mil pedazos.

Hasta el próximo Domingo   peque

Anuncios