Quien no ha sido compradora o comprador compulsivo que compran solo por comprar cosas que muchas de las veces ni necesitan, déjenme decirles que esto es una enfermedad que puede dejarlos en la ruina, 9 de cada 10 compradores compulsivos son mujeres. Podríamos decir que esto es un conflicto que esta estimulado por el sistema capitalista que a través de la publicidad genera necesidades y falsas soluciones. Además hay características valoradas por la sociedad y otras que son condenadas. Der generoso es mejor que ser amarrete.

Compradores compulsivos

     Al efímero placer le siguen los remordimientos, las peleas familiares por los gastos desmedidos y en ocasiones innecesarios, el sentimiento de culpa, la depresión y una ansiedad que solo se apaga con una nueva atracción consumista. Esta conducta tiene cierta similitud con la bulimia, de ahí que a estos compradores feroces e insaciables se les ha llamado COMPRADORES BULLIMICOS. La compra compulsiva comparte algunos rasgos con las conductas adictivas (se llaman también adictos a comprar o shopaholics), particularmente con la ludopatía o adicción al juego, pero sobre todo se parece a los llamados trastornos del control de los impulsos, como la cleptimania o la piromanía. De hecho paracticamente en lo único que se diferencian los cleptómanos y los compradores compuñsivos es en que los primeros no pagan y estos últimos, si , aunque a la postre muchos no puedan hacer frente a sus deudas.

Compradores compulsivo4jpg

     Muy a menudo la necesidad obsesiva de gastar es un síntoma de algún trastorno psicológico. La compra compulsiva es muy frecuente en el contexto de los estados hipomaniacos, cuando la persona se encuentra especialmente eufórica, como un signo mas de su conducta expansiva en muchos casos. Se destaca que muchos compradores compulsivos son en realidad enfermos depresivos. No es infrecuente que la compra compulsiva se acompañe de trastornos de la alimentación, especialmente bulimia y ocasionalmente de cleptomanía.

     El perfil típico del comprador compulsivo es una mujer, en torno a la treintena, de no importar que clase social, que ha desarrollado este habito a fuerza de comprar ropa, zapatos, joyas y productos de belleza. También hay hombre , aunque mucho menos y sus preferencias se descantan por los aparatos eléctricos y herramientas para el hogar. Pero nadie sabe cual será el futuro de este nuevo síndrome, todavía no catalogado entre los trastornos mentales, la compra compulsiva se desarrolla por dos mecanismos: En unos casos este habito inadecuado se adquiere básicamente a fuerza de repetir una conducta que en un principio resulta agradable y luego se realiza de forma compulsiva, mientras que en otros esta conducta hay que entenderla predominantemente como una evasión, como una forma inadecuada de hacer frente a los problemas personales.

     El habito de comprar puede convertirse en la llamada ACTITUD COMPULSIVA, la actitud compulsiva es un comportamiento patológico, esta considerada como dependencia psicológica. Es el patrón de consumo compulsivo hacia una sustancia o actitud que origina tolerancia con síntomas de una conducta repetitiva que se traduce en patología. Una vez realizada una acción se libera el malestar momentáneamente, aumentando la depresión y la ansiedad como en los cuadros obsesivo-compulsivos.

     El comprador compulsivo intenta mejorar su autoestima y satisface necesidades emocionales. Lo anterior va ocasionando una dependencia psicológica, llegando a perder el control de sí mismo. Los compradores compulsivos actúan en ocasiones inconscientemente para eliminar el sentimiento de culpa que los agobia. La culpa puede ser provocada por haber comprado algo que no usaron o que no necesitaban, por lo que la conducta se repite como una compensación para borrar la conducta mala.

     La compulsión está considerada como un comportamiento ritual, recurrente que a pesar de los intentos por resistirse al impulso ocurre. Cuando el comprador compulsivo se encuentra en una etapa avanzada de neurosis, llega a incurrir en el uso excesivo de sus tarjetas de crédito u otra forma de obtener dinero incluso robando.

     Otras consecuencias psicológicas de la compra compulsiva son la angustia, la depresión, los remordimientos, la vergüenza y la baja autoestima. Todos estos síntomas provocan un alto nivel de estrés, que puede acarrearle al afectado, enfermedades como la ulcera, hipertensión, depresiones profundas y frecuentes dolores de cabeza. Los artículos que más consumen los compradores compulsivos son: Zapatos, cosméticos, joyería, aparatos eléctricos, artículos coleccionables, antigüedades, equipos de sonido, discos, piezas de arte, autopartes y regalos.

     La felicidad no tiene precio, pero hay gente que quiere comprarla, una actividad tan cotidiana y necesaria como salir o hacerla compra, se puede convertir en una verdadera obsesión. Esta curiosa y cada vez más común adicción se define como una conducta que utiliza un bien material como instrumento para conseguir un bien inmaterial.

     Aunque seguramente todos tenemos la sensación de gastar más de lo debido o comprar objetos inútiles, el problema surge cuando esta sensación es diaria y los gastos innecesarios superan las posibilidades económicas. Las consecuencias más graves de la adicción son las deudas adquiridas, un comprador adictivo acaba debiendo al año la suma equivalente al 50% del presupuesto familiar.

Compradores compulsivos1

     ¿EN QUE CONSISTE LA ADICCION? Los expertos dejan claro que el habito de compras compulsivas no es un simple vicio, sino que bajo el subyace un serio problema emocional, de estados de ánimo externos.

     I.- DEPRESION: El momento disparador del problema resulta ser un episodio traumático en la vida personal.

II.-EUFORIA: Utilizan la compra como forma de cambiar el estado de ánimo y encuentran consecuencias positivas en el momento de la compra, aumenta la autoestima y se reduce la ansiedad.

III.- DEPRESION: Sin embargo, la euforia se sucede de un fuerte sentimiento de culpa, al recibir su falta de control.

     ELLOS Y ELLAS: Resulta también muy curioso como la compra adictiva, se especializa según los sexos, así a los hombres les atraen aquellos productos que les puedan adoptar prestigio o un cierto estatus social, como los automóviles, mientras qe las mujeres, compran fundamentalmente artículos relacionados con la imagen personal y el hogar. En cualquier caso se trata de personas que solo piensan durante el día en lo que van a comprar y al llegar a la tienda adquieren aun mas productos de los pensados.

     TRATAMIENTO: Debe de ser especializado según cada caso, en  primer lugar se evalúa la conducta de compara, el adicto realiza un autor registro a través de unas tarjetas en las que anota los productos adquiridos. Los establecimientos y la situación correcta en la que decide comprar.

     Posteriormente se realiza el tratamiento guiado, del que se destacan fundamentalmente dos objetivos:

I.- Reducir los niveles de ansiedad acompañándolos a aquellos locales que mas les impulsan a la compra.

II.- Comprar con lista, pues deben acostumbrarse a comprar solo lo que necesites.

     La meta propuesta es que las compras no rijan nuestras vidas. Tambien debemos de entender  que el trastorno es un padecimiento en el que no hay medicamentos exclusivos para una patología especifica llamada comprador compulsivo, los indicadores mas recientes situan a los inhibidores de la recaptacion de la serótina específicos o no, como los mas indicados. Por otrolado las terapias de tipo comporta metal con intervención de elementos cognitivos es decir, sobre las ideas son las que han demostrado mayor eficacia.

Compradores compulsivos2

     CUANDO SE SIENTEN IMPULSADOS A COMPRAR: Según los investigadores, los momentos mas proclives para la compra excesiva, son las tardes y especialmente alrededor de los días festivos, debido a que quizá hay una mayor disponibilidad de tiempo.  El impulso a la compra, es decir el momento en el que sienten la necesidad de adquirir productos, se da normalmente en la propia casa, aunque también en el trabajo, en grandes almacenes o incluso mientras se está conduciendo. Por televisión (anuncios, programas de tele compra) como por la visualización de catálogos.

     Las sesiones de compra adictivas tienen una duración media entre 1 y 2 horas, aunque pueden llegar a extenderse hasta siete. Tales episodios pueden repetirse como promedio, una docena de veces al mes.

Compradores compulsivo3jpg

     Si te consideras un comprador(a) compulsivo(a) detente porque podrías acabar con tu presupuesto y terminar en banca rota por comprar artículos que la verdad ni necesitabas solo por el hecho de comprarlos.

 

 

Hasta el próximo domingo.   peque

Anuncios