Las cosquillas son una sensación y el resultado de un estímulo que se experimenta en algunas partes del cuerpo provocado por otra persona o un objeto, esta suele provocar involuntariamente la risa. Son una reacción nerviosa de autodefensa del organismo que no alerta sobre un posible peligro, como el de un insecto que camina sobre nuestra piel., también suceden cuando se efectúa presión en dichas zonas y especialmente cuando lo realiza otra persona con un vínculo afectivo. Son al principio placenteras, pero al cabo de cierto tiempo se vuelven desagradables.

     Cuando las experimentamos no podemos evitar la risa, incluso podemos padecer incontrolables ataques de risa, por lo que son pocos los que huyen cuando se acercan a ellos con la clara intención de hacerles cosquillas.

       Se cree que relajan y fortalecen los músculos, por ejemplo las cosquillas en los pies estimulan los músculos de la pierna y del pie, al ser así son buenas para los atletas o corredores.

Cosquillas2

     Las axilas, las costillas, el cuello, las palmas de las manos y las plantas de los pies son zonas cuya estimulación mediante cosquillas produce la risa con mayor facilidad.

     Estudios recientes demuestran que constituyen una parte importante del juego, de manera que cuando se hacen cosquillas a una persona, no solo intenta escapar y reír, sino que procura devolverlas.

     El proceso de dar y recibir cosquillas obedece  a una especie de programación neurológica que establece vínculos personales, es en definitiva una actividad comunicadora innata. Prueba de ello es que difícilmente una persona se hace cosquillas a sí misma.

    En algunos estudios realizados se ha demostrado que no es posible autoinducirse cosquillas, debido a un mecanismo cerebral que anticipa los movimientos propios que bloquea la sensibilidad provocada por tal tocamiento.

     A las cosquillas también se les denomina reacción de miedo debido a que el cerebro hace que el musculo atacado se mueva bruscamente, pero esto no evita que en ocasiones externas indebidamente cause la risa, implica miedo de recibir sensaciones extrañas infringidas por otra persona.

     COSQUILLAS COMO TORTURAS

     Las cosquillas pueden convertirse en procedimientos de tortura de muchas maneras, la más popular es la de las plantas de los pies. Para dar un buen resultado se utilizan siempre plumas, primeros o cepillos o las propias manos o cualquier superficie aterciopelada o que simplemente provoque las cosquillas.

cosquillas3

     Pero deben de saber que las cosquillas no son exclusivas de los humanos, incluso en los primates la reacción de las cosquillas es mayor, lo que sugiere que es un instinto muy primitivo, lo cual puede tener su origen cuando el lenguaje verbal aún no se desarrollaba, por lo que cuando alguien sentía el roce de una persona u objeto reía en señal de que no había peligro, de lo contrario si se trataba de un animal o un enemigo entonces se convertiría en un grito.

     Esto puede explicar por qué las cosquillas son también un modo de expresar entre el contacto de dos personas que todo está bien y que hay confianza entre ambos.

     El origen de las cosquillas es tema de controversia entre los científicos, pueden deberse a una necesidad adaptativa que evoluciono en los primates al grado de tener un tipo de cosquilla diferente a la que tienen otros animales. En el caso de los grandes primates (humanos incluidos) las cosquillas servirían para afianzar los vínculos sociales y familiares, también podría tener una función sensual en el coqueteo previo al acto sexual.

     Estudios indicaron que la risa producida por las cosquillas no es igual, un refleja el mismo estado mental que la risa producida por la comedia y el humor.

     ¿PORQUE  UNO NO SE PUEDE HACER COSQUILLAS A SI MISMO Y REIRSE?

     La respuesta está en la parte posterior del cerebro llamado cerebelo el cual es el encargado de monitorear los movimientos que hacemos. El cerebro puede predecir las sensaciones de alguien cuando esa misma persona realiza los movimientos que la causa, pero no pueden hacerlo cuando otros lo hacen. Cuando uno trata de hacerse cosquillas a si mismo, el cerebro predice la sensación y entonces se cancela la respuesta del cerebro a la cosquilla.

     Aunque las cosquillas a menudo son para jugarle una broma a alguien o hasta torturarlo, pudiera resultar bastante peligroso llevar a alguien hasta la muerte, seria un caso extremadamente insólito, pero podría suceder.

    Las cosquillas que alguna vez todos hemos experimentado son en realidad una reacción de autodefensa del organismo, un instinto que obliga al cuerpo a reaccionar ante situaciones de peligro.

     Si estas reacciones interfieren en la regulación de los músculos involuntarios que controlan la respiración, pueden causar espasmos e incluso asfixia. La situación de estrés que produce el cosquilleo También puede ocasionar un fallo cardiaco, eso si siempre y cuando la persona padezca alguna dolencia en el corazón. Sin embargo estos casos son muy extraños que difícilmente ocurran, lo más normal es que las consecuencias no pasen al enfado de la víctima mientras se reduce la risa.

Cosquillas1

ALGUNOS PUNTOS SOBRE LAS COSQUILLAS

 

  1. Las cosquillas nos ayudan a acercarnos

No sólo sirven para causar risa, también nos ayuda a construir relaciones. Darwin Charles Vecchio escribió que las cosquillas son un mecanismo de cohesión social. Es una de las primeras formas de comunicación entre la madre y el niño. También ayuda a establecer vínculos entre los amigos y es la quinta parte de la psicóloga, el grado más alto de los juegos sociales, la proximidad y la interacción cognitiva.

  1. No puedes hacerte cosquillas a ti mismo

Si toca a otra persona puedes hacerle cosquillas, pero ¿por qué no nos podemos hacer cosquillas? Los científicos sugieren que el cerebelo actúa diferente de nuestro contacto esperado que a las sensaciones inesperadas, y que por esto inhibe la reacción de cosquilleo. Cuando tratas de hacerte cosquillas, el cerebro se anticipa y se prepara para ello. Tal vez las diferentes reacciones esperadas o inesperadas están en los seres humanos con el fin de protegernos mejor de los enemigos.

  1. Las áreas más sensibles – los lugares más vulnerables para un ataque de cosquillas

Las plantas de los pies y las axilas son considerados dos de los lugares más delicadas de nuestro cuerpo. Además, la mayoría de los lugares que son sensibles a las cosquillas, como el cuello, el pecho y el área genital son también los más vulnerables al momento de un combate.

En la axila se encuentra la arteria axilar, que proporciona una vía de fácil acceso al corazón, y que además no está protegida por la caja torácica. El cuello también contiene dos arterias importantes en el cuerpo humano, que suministran sangre al cerebro. La tráquea, que lleva el aire a los pulmones, también se encuentra en el cuello.

  1. Las cosquillas son un sistema de alerta en nuestro cuerpo

Así como la picazón, el cosquilleo puede protegernos, dirigiendo nuestra atención a los estímulos externos, como los depredadores o parásitos. Este tipo de cosquillas, llamado knimesis – cosquilleo luz, raramente causa risas en personas y animales.

Los científicos han encontrado que los sentimientos que experimentamos cuando tenemos cosquillas, nos dan pánico, y son un mecanismo de defensa natural para reptiles e insectos como arañas y escarabajos.

  1. Las cosquillas pueden convertirse en tortura

En la historia ha habido casos en los que se utilizó las cosquillas como un castigo corporal. Hay pruebas de que los nazis usaron las cosquillas como tortura, los antiguos romanos utilizaron también este tipo especial de tortura. Amarraban a los delincuentes, sumergían sus pies en agua salada, y luego ponían algunas cabras a lamer los pies. Con el tiempo se convertía en un cosquilleo muy doloroso.

En cuanto a la muerte por cosquilleo, hay pruebas de que las personas pueden morir de la risa, por lo que es teóricamente posible, que una perdona muera al hacerle cosquillas si se hacen en gran medida.

Cosquillas

  1. Los mayores son menos sensibles a las cosquillas

¿Las cosquillas son solo un juego de niños? Algo de verdad hay en ello, porque las personas menores de 40 años son 10 veces más sensibles a las cosquillas que los mayores de 40 años. Y no es porque a los adultos no les gusten las cosquillas, sólo que con la edad se produce una disminución gradual de la sensibilidad táctil.

  1. Las cosquillas se pueden detener

¿Cómo hacerlo? Pon tu mano sobre la persona que te hace cosquillas. Este truco a menudo es usado por médicos. Cuando un médico quiere examinar el abdomen de un paciente, puede pedirle que coloque su mano sobre la suya. Esto hace que tu mano haga las mismas acciones que el médico hace y el cerebro puede pensar que no te hacen cosquillas. El problema es sólo como agarrar las manos del otro cuando te hacen cosquillas.

  1. Las cosquillas ayudan a perder peso

Si te hacen cosquillas y produces una risa fuerte, entonces esto hace que quemes calorías. Los científicos han descubierto que de 10 a 15 minutos de risa puede quemar de 10 a 40 calorías adicionales por día, lo que podría significar la pérdida de unas cuantas libras de peso en un año. Por supuesto que no es lo mismo que ir al gimnasio, pero si decides bajar de peso, todos los pequeños detalles son buenos.

  1. Cosquillas para obtener placer sexual

Para algunas personas, el cosquilleo en prácticamente cualquier parte del cuerpo les da placer, y hay quienes se entusiasman al ver las cosquillas de otro. En un sentido amplio, las cosquillas pueden servir como una forma de juegos previos. Sin embargo, en exceso las cosquillas pueden convertirse en una forma de fetichismo sexual.

  1. ¿Por qué nos reímos cuando nos hacen cosquillas?

Esta es una pregunta importante sin resolver acerca de las cosquillas. La risa se asocia generalmente con humor y entusiasmo. Pero incluso se producen cosquillas sin control, al no estar conectadas con una broma o una historia divertida. A veces, incluso el proceso de las cosquillas puede ser desagradable y doloroso. Entonces, ¿porqué nos reímos?

   Hasta el proximo Domingo.     peque

Anuncios