En la playa bajo el mar, escuchando las olas revolotear me doy cuenta que los seres humanos somos impredecibles, que la vida es un sube y baja con aromas  a tierra mojada, a café por las mañanas y a sonrisas por la tarde.

     En el mar reflexionando si la vida es buena, si ha sido o no generosa con migo y con muchos otros más, me doy cuenta que nadie tiene el destino en sus manos,  hoy estamos aquí y mañana quien sabe que nos depare y en qué lugar del mundo estaremos plantados, lo único que si se es que la vida nos depara sorpresas distintas a cada uno de nosotros, pintándola de colores con matices un tanto cuanto extraños, pero al fin colores.

     Hay veces en que quisiera correr y dejarme guiar por mis instintos, otras quisiera poder regresar el tiempo a situaciones que valieron la pena vivir y que fueron parte importante de mi vida, otras en las que a la orilla del mar respirando ese olor a arena mojada, viene la nostalgia de aquellas alegrías, de aquellos recuerdos imborrables en mi vida, momentos que disfrute a cada instante y que quedaran por siempre guardados aquí en mi corazón.

     La vida nos da sorpresas como dice la canción, sorpresas nos da la vida,  a veces bellas a veces no tan bellas pero siempre nos sorprende a cada instante con pequeñas cosas que nos suceden día con día, cosas un tanto alegres y otras un tanto non gratas. Todos en la vida hemos tenido momentos de melancolía en los cuales lloramos por haber perdido algo o por no haber hecho bien las cosas, pero de una cosa estoy segura estamos vivos y mientras haya vida hay esperanza y una esperanza llena de emociones de ideas y de planes por realizar, planes donde incluyes a esos seres queridos que están aún contigo disfrutando y compartiendo lo maravilloso de la vida.

     Hay ocasiones en que las cosas no están de nuestro lado y días en que nos preguntamos el porque nos sucede tal o cual acontecimiento en nuestras vidas, quisiéramos  tener solo momentos de alegría, de felicidad pero es inexorable recibir también las cosas malas de la vida, nadie está exento de vivirlas aunque sea una sola vez en la vida, todos pasamos por situaciones difíciles de entender,  preguntándonos  por qué a mí sin antes decir porque no a mí.  La vida es bella con sus altas y sus bajas es una resbaladilla que nos transporta a dimensiones muchas veces inimaginables que nos llenan de alegría pero también de inmensas tristezas que nos hacen madurar y aprender de los errores, aprender que la vida no es sencilla y que nosotros tenemos que vivirla tal cual se nos presenta en el momento, sea buena o sea mala, vivirla plenamente con todo lo que conlleve, luchar por alcanzar nuestros ideales hasta rasgarnos las vestiduras si es posible, pero nunca darse por vencidos en la contienda.

     La vida nos depara infinidad de situaciones que debemos de sobrellevar, de saber salir abantes de ellas, de salir bien fortalecidos con ganas de cambiar el destino si es posible, hacerlo mucho más placentero de lo que ya nos resulta para algunos de nosotros, pero para otros quizá no, quizá esté lleno de sinsabores que todo lo ven de otro color, del color de la amargura y la infelicidad. Luchemos por lograr que esos sinsabores no nos sigan a cada paso que demos en la vida, porque de lo contrario terminaremos el resto de nuestros días con los ojos cerrados y el corazón partido, somos seres humanos con virtudes, con amor y desamor con alegrías y tristezas, pero depende de cada uno de nosotros lograr que esos sinsabores se conviertan en algo hermoso para vivir.

San Felipe 1 al 5 de Octubre de 2014 015

     Seamos nosotros mismos los que decidamos cambiar el rumbo de nuestras vidas hacia una vida plena y llena de cosas bellas, para los que ya las tienen disfrútenlas y traten de ser lo más inteligentemente posible en sus decisiones, quizá han tenido errores como todo ser humano, nadie es perfecto, pero de ello se aprende para no volver a cometer dos veces el mismo error, para poder salir bien librados de las batallas que todos los días se nos presentan en nuestro caminar por la vida.

     Tratemos de ser felices aunque sea un instante en esta tierra que nos vio nacer. Con la brisa del mar y el canto de las gaviotas disfrutando del hermoso amanecer doy gracia a Dios por otro día más de vida.

 

San Felipe 1 al 5 de Octubre de 2014 019

 

 

Hasta el próximo domingo.     peque

Anuncios