Se llama historieta o cómic, a una serie de dibujos que constituyen un relato, con o sin texto, así como al medio de comunicación en su conjunto.

Kaliman, Memin Pinguin, La Familia Burron y Chanoc se han convertido en personajes de la cultura popular, gracias a las historias que narraban sus aventuras.

La Familia Burron se convirtió en la piedra angular para el despegue definitivo del género que mezclaba la narrativa de ficción con los dibujos.

Comic (La Familia Burron(

Loa comics resultaron un vehículo eficaz, sencillo y barato para llevar el habito de la lectura, critica, sátira y diversión. PR unos es visto como el patito feo de la literatura, mientras que para otros es el cisne.

La Industria de los comics en México crece a pasos agigantados, gracias a la compra de las licencias de Marvel y Doc, dos de las casas editoriales más grandes en el mundo, los lectores tienen a su disposición decenas de títulos que abarcan a los personajes contemporáneos más populares de los últimos años.

Sin embargo México ha sido desde los primeros años de la década de los 40 en el siglo XX un nicho importante para el desarrollo del que es considerado como el noveno arte. En aquellos tiempos por supuesto los comics y las historietas nada tenían que ver con los héroes que ahora aparecen.

Por el contrario en sus primeros años, los comics en México se enfocaban en el retrato de la cultura popular y en la creación de personajes que se pudieran identificar con la publicación.

Publicados en revistas y periódicos de la época, los comics sirvieron, además como impulso para el proceso de alfabetización de un país que, tras la guerra revolucionaria encontraba a buena parte de su población con graves creencias en el desarrollo social y ajeno a lo que en aquel  tiempo se consideraba cultura.

 

Asi pues, los comics resultaron un vehículo eficaz, sencillo y barato para llevar el hábito de la lectura a un sector que hasta entonces se había mantenido marginado.

En aquella época, los comics no se editaban como se les conoce hoy en día. No había editoriales especializadas ni superhéroes enmascarados. Por aquel entonces se editaban como aparte de los periódicos del país y como aporte de alguna campaña publicitaria, pero fue hasta la década de los 40 que se vivió el primer gran auge del comics en México.

Uno de sus principales responsables fue Gabriel Vargas, quien con los trazos y la historia que recreo en La Familia Burron, se convirtió en la piedra angular para el despegue definitivo del género que, mezclaba las narrativas de ficción con los dibujos.

Vargas público por primera vez la historia de Borola y Regino en 1948, ambos personajes sobrevivieron los embates del tiempo y la aparición de nuevos comics durante 60 años hasta que el 26 de agosto de 2009 se editó el último número de la serie el 1,616.

Como sus antecesores aislados, Vargas se apoyó en la idea de retratar en su historieta las vivencias de una familia de clase baja, mismas que servían a la vez como critica a una sociedad que parecía había desamparado a buena parte de sus actores, pero que con varga  encontraron voz.

Por la misma época, hizo su irrupción Memin Pinguin creado por Yolanda Vargas Dulche, en 1943, con trazos de Alberto Cabrera, en un inicio, aunque posteriormente dibujado por Sixto Valencia. Esta historieta contrario a lo que hacia La Familia Burron apelaba a los valores como eje central de su desarrollo. Ambos comics desde entonces y hasta la época se han considerado como aporte de los pilares que ayudaron al desarrollo y consolidación de la industria en México

El éxito de ambos motivo la aparición de nuevos personajes que querían sacar provecho de la veta que se había descubierto. Así México inicio su camino propio en el mundo de los superhéroes con la aparición del comic de Kaliman, el héroe acompañado por Solin que nació originalmente como radionovela, pero que gracias a su aceptación pronto llego al impreso publicado desde 1964 hasta 1991.

 

Kaliman, Memin Pinguin, La Familia Burron y Chanoc se han convertido en personajes de la cultura popular, gracias a las historias que narraban sus aventuras.

La Familia Burron se convirtió en la piedra angular para el despegue definitivo del género que mezclaba la narrativa de ficción con los dibujos.

Loa comics resultaron un vehículo eficaz, sencillo y barato para llevar el habito de la lectura, critica, sátira y diversión. PR unos es visto como el patito feo de la literatura, mientras que para otros es el cisne.

La Industria de los comics en México crece a pasos agigantados, gracias a la compra de las licencias de Marvel y Doc, dos de las casas editoriales más grandes en el mundo, los lectores tienen a su disposición decenas de títulos que abarcan a los personajes contemporáneos más populares de los últimos años.

Sin embargo México ha sido desde los primeros años de la década de los 40 en el siglo XX un nicho importante para el desarrollo del que es considerado como el noveno arte. En aquellos tiempos por supuesto los comics y las historietas nada tenían que ver con los héroes que ahora aparecen.

Por el contrario en sus primeros años, los comics en México se enfocaban en el retrato de la cultura popular y en la creación de personajes que se pudieran identificar con la publicación.

comic

Publicados en revistas y periódicos de la época, los comics sirvieron, además como impulso para el proceso de alfabetización de un país que, tras la guerra revolucionaria encontraba a buena parte de su población con graves creencias en el desarrollo social y ajeno a lo que en aquel  tiempo se consideraba cultura.

Asi pues, los comics resultaron un vehículo eficaz, sencillo y barato para llevar el hábito de la lectura a un sector que hasta entonces se había mantenido marginado.

En aquella época, los comics no se editaban como se les conoce hoy en día. No había editoriales especializadas ni superhéroes enmascarados. Por aquel entonces se editaban como aparte de los periódicos del país y como aporte de alguna campaña publicitaria, pero fue hasta la década de los 40 que se vivió el primer gran auge del comics en México.

Uno de sus principales responsables fue Gabriel Vargas, quien con los trazos y la historia que recreo en La Familia Burron, se convirtió en la piedra angular para el despegue definitivo del género que, mezclaba las narrativas de ficción con los dibujos.

Vargas público por primera vez la historia de Borola y Regino en 1948, ambos personajes sobrevivieron los embates del tiempo y la aparición de nuevos comics durante 60 años hasta que el 26 de agosto de 2009 se editó el último número de la serie el 1,616.

Como sus antecesores aislados, Vargas se apoyó en la idea de retratar en su historieta las vivencias de una familia de clase baja, mismas que servían a la vez como critica a una sociedad que parecía había desamparado a buena parte de sus actores, pero que con varga  encontraron voz.

Por la misma época, hizo su irrupción Memin Pinguin creado por Yolanda Vargas Dulche, en 1943, con trazos de Alberto Cabrera, en un inicio, aunque posteriormente dibujado por Sixto Valencia. Esta historieta contrario a lo que hacia La Familia Burron apelaba a los valores como eje central de su desarrollo. Ambos comics desde entonces y hasta la época se han considerado como aporte de los pilares que ayudaron al desarrollo y consolidación de la industria en México

Comic (memon pinguin(

El éxito de ambos motivo la aparición de nuevos personajes que querían sacar provecho de la veta que se había descubierto. Así México inicio su camino propio en el mundo de los superhéroes con la aparición del comic de Kaliman, el héroe acompañado por Solin que nació originalmente como radionovela, pero que gracias a su aceptación pronto llego al impreso publicado desde 1964 hasta 1991..

A la par Yolanda Vargas Dulche creadora de Memin Pinguin, con su esposo Guillermo de la Parra, creaba editorial VID empresa que significo el empuje definitivo para el género.

Con un número de lectores ávidos de nuevas aventuras, la editorial comenzó a editar El Pecado de Oyuku, Lagrimas y Risas y Kendor y El Pantera entre otros. Las historias seguían con su cometido de entretener a la  vez que ayudaban a incrementar de manera indirecta el habito de la lectura entre los jóvenes.

Comic (kendor(

Poco después en 1994 se hicieron los derechos para publicar en México las historias de Marvel, editorial que había generado fama y reconocimiento mundial gracias a Spider-man, XMen y Los Vengadores entre otros.

Comic (marvel(

El comics o historieta, además de su función comercial, ha ocupado un lugar en el desarrollo cultural de las naciones que pocos se atreven a reconocer.

Los antecedentes de las historietas se remontan a los grabados en madera del medioevo español, los cuales fueron difundidos en la Nueva España por los religiosos en su labor evangelizadora entre los pueblos Indígenas. Así encontramos catecismos ilustrados en hábitat y español, No obstante gran parte de los autores reconocen que los inicios del comic propiamente dicho, se ubican en Alemania en 1864 con la edición de la historia Max and Motriz. Desde entonces los dibujos o ilustraciones han permitido al ser humano expresar a sus semejantes ideas, cualidades, mitos y fantasías.

Comics(lagrimas y risas('

Desde la primera mitad del siglo XX el comic se convirtió en parte de la cultura popular, a su vez en una forma de expresión artística para la cultura pop. Adquiriendo gran popularidad en países como Estados Unidos, México, Francia y Japón, siendo estos cuatro los principales productores del producto.

¿Cuál era tu preferido?

Hasta el próximo domingo.   peque

Anuncios